Finanzas y riesgo cambiario
News Index

Industria Química: Cómo gestionar las divisas en tiempos de incertidumbre

Publicado 29 julio, 2020
En un webinar especial de Kantox, analizamos las políticas de gestión del riesgo en divisa en el contexto del ‘mapa de riesgo’ de la industria química. La crisis de la Covid-19 ha forzado a los equipos financieros a dar prioridad a la gestión de la liquidez y de los flujos de caja. Pero también ha puesto de relieve el impacto de las divisas y su importancia, no sólo en términos de la reducción del riesgo, sino también como fuente de competitividad para las empresas del sector. 

El webinar ofrece un panorama de las prácticas de gestión del riesgo en divisas habitualmente utilizadas, y concluye con la presentación de un conjunto de programas de cobertura específicamente adaptados a las necesidades de las empresas de la industria química. Como señala Ernesto Giralt, Kantox FX Solutions Director: “Gracias a la automatización, el departamento financiero puede proteger los márgenes y aprovechar los movimientos favorables en los mercados, sin riesgo de cambio en las transacciones en divisas”.

Industria química: el mapa de riesgo en divisas 

Dependiendo del modelo de negocio, las empresas operan bajo la modalidad back to back’ con mínimos niveles de stock, o en caso de tener una ventaja comparativa con los niveles de stock necesarios para hacer frente a los requerimientos particulares del negocio. En el caso de operaciones ‘back to back’, el riesgo de tipo de cambio comienza en el instante en que se presenta la orden de compra/venta. Es el momento en el que el cliente recibe la cotización. Para cubrir el resultante riesgo transaccional, se abre en ese mismo instante una posición contraria en el mercado forward de divisas. 

El riesgo contable aparece más tarde, cuando la factura correspondiente es emitida y registrada en el balance. Se trata de un punto particularmente importante. Todo el mundo es consciente del riesgo contable porque genera diferencias de cambio en la cuenta de resultados. Para el equipo financiero, estas diferencias de cambio pueden ser una fuente de preocupación cuando si la dirección general no las entiende bien, por ejemplo en caso de un movimiento favorable en la divisa correctamente cubierto por el equipo financiero—, pero generador de pérdidas de cambio que a veces cuesta explicar. 

En los contratos-marco, donde el stock es un componente integral de las operaciones diarias, la gestión del riesgo de pricing es un factor esencial en términos de competitividaden especial en tiempos de alta volatilidad. Este riesgo comienza en el momento de la compra del inventario y continúa hasta que la orden de venta es emitida. El valor del stock, mientras tanto, fluctúa de acuerdo al precio del ‘commodity’ subyacente y al tipo de cambio. El riesgo transaccional se inicia con la orden de venta y continúa hasta que la operación queda consolidada en la divisa de referencia. En este caso, habrá riesgo contable tanto en la compra como en la venta. En la práctica, este ‘mapa de riesgo’ es aún más complicado debido a la gran cantidad de posiciones en distintos contratos, plazos y divisas. 

Una gestión compleja pero indispensable 

Como observa Juan Pablo Mosca, CFA, FX Senior Specialist experto en Commodities, disponer de las herramientas necesarias permitiría a las empresas del sector químico asegurar sus márgenes, reducir a un mínimo las diferencias contables y obtener una serie de ventajas competitivas. ¿Cuáles son estas ventajas? Por el lado de la compra, operar directamente en la divisa del cliente amplía la gama de potenciales proveedores y elimina el ‘colchón de protección’ que los proveedores habituales aplican a sus precios en EUR para cubrirse del riesgo de tipo de cambio. También permite a las empresas aprovechar el descuento —en los mercados de forwardde las divisas con tipos de interés mayores al tipo de interés en EUR o USD. 

Por el lado de la venta, facturar en la divisa de los clientes ofrece a las empresas la posibilidad de conquistar nuevos clientes y nuevos mercados. También les permite embolsar parte del habitual ‘colchón de protección’ por riesgo de tipo de cambio, aumentando de esta manera los márgenes. Finalmente, vender en divisas reduce el riesgo de crédito, particularmente en mercados emergentes cuando la volatilidad lleva a clientes a postergar sus pagos si están forzados a operar en EUR o USD. 

Capturar estas ventajas, eliminando al mismo tiempo el riesgo de error humano típico de la gestión manual, es posible gracias a la automatización de la gestión del riesgo en divisa.

Si deseas saber más sobre las mejores prácticas para la gestión del riesgo en divisas en la industria química, ve nuestro webinar

Haz clic en la imagen para acceder a nuestro webinar
Avatar

Deja un comentario

*