Home > Kantox Blog > FX en la Industria Pesquera: oportunidades en tiempos de incertidumbre

FX en la Industria Pesquera: oportunidades en tiempos de incertidumbre

Bajo el título “FX en la Industria Pesquera”, este webinar especial de Kantox, conducido por Ernesto Giralt, Kantox FX Solutions Director, y Esteban López Fernández, FX Senior Specialist experto en la Fishing Industry, ofrece un análisis de la industria pesquera desde el punto de vista de la gestión del riesgo en divisas. 

Tras un breve análisis del impacto de Covid-19 sobre los precios y la logística, pasamos revista al ‘mapa de riesgo’ del sector y analizamos las prácticas de gestión actualmente aplicadas.

El webinar concluye con una presentación de las mejores prácticas, y en particular de los beneficios de la automatización para optimizar la gestión del riesgo en divisas. Como señala Ernesto Giralt, “la divisa es muy importante en el sector pesquero y puede convertirse en una ventaja competitiva si la gestionamos bien”. 

El mapa del riesgo en el sector pesquero

El primer paso para una buena gestión de las divisas es entender el ‘mapa de riesgo’ en el sector pesquero. En términos generales, una transacción comercial —de exportación o importación— genera tres tipos de riesgos relativos a la volatilidad de las divisas:

  1. Riesgo de ‘pricing’
  2. Riesgo transaccional
  3. Riesgo contable

Se trata de una simplificación necesaria en una industria con distintos mecanismos de fijación de precios y numerosos canales de comercialización.

Entre el momento que el precio de una operación es establecido —con el margen deseado por la compañíay el momento en que se hace efectiva la orden de compra/venta (1 a 7 días), existe el riesgo de ‘pricing’.

El segundo riesgo es el riesgo transaccional que resulta de las fluctuaciones del tipo de cambio entre el momento en que la operación es acordada y el momento en que es cobrada/pagada. Este plazo, habitualmente de 30-45 días, puede llegar a los 60 días, dependiendo del tipo de transacción, del origen/destino de la operación y del canal de comercialización. 

Finalmente, el tercer tipo de riesgo es el riesgo contable que va del momento en que se emite la factura —y queda registrada en los estados contables— hasta el momento de la liquidación. Este riesgo suele generar ‘ruido’ en el empresa, por una buena razón: es el más visible. Las ganancias o pérdidas contables son vistas por todos los ‘stakeholders’, incluyendo el CEO, la Junta Directiva y los inversores. En cambio, las órdenes de compra pasan por otros sistemas: las recoge el departamento comercial o el de compras en un Excel o un ERP, pero no entran en el balance hasta que no se haya emitido la factura correspondiente. 

Prácticas de gestión incorrectas

¿Cómo maximizar la competitividad en una industria dominada por el dólar estadounidense?

La respuesta es: comprando y vendiendo en la divisa del proveedor y del cliente. Por el lado de las compras, es posible ahorrar entre 0.5% y 2.0% en el coste al operar en la divisa del proveedor, que elimina el ‘colchón de protección’ en sus precios al verse liberado del riesgo de tipo de cambio. Otra ventaja, en caso de operar en divisas que cotizan a descuento en los mercados forward, es la optimización de los puntos forward, la diferencia de tasas de interés entre las divisas. 

Por el lado de las ventas, operar en la divisa del cliente permite a las empresas ganar competitividad en la medida que el cliente elimina el ‘markup’ en el tipo de cambio que utiliza para cubrirse cuando no opera en su propia divisa. En otras palabras: quitarle un problema al cliente vendiendo directamente en la divisa local es ‘acercarse’ al cliente. En Kantox lo llamamos ‘hablar el idioma de las divisas’.

Como señala Esteban López Fernández, con el tiempo esta práctica permite al exportador embolsar parte del markup y aumentar sus márgenes. 

En una industria con precios tan dinámicos y con gran volumen de operaciones, utilizar las divisas para aumentar los márgenes y/o la competitividad sólo es posible cubriendo el riesgo de manera dinámica, operación por operación. Afortunadamente, la tecnología permite automatizar la gestión del riesgo en divisas, lo que simultáneamente alivia la carga de trabajo del equipo financiero, alinea la estrategia comercial con la financiera, y elimina el ‘ruido’ causado por las diferencias contables.

Si quieres más información sobre la industria pesquera, puedes acceder a nuestro webinar sobre el tema aquí

Accede al webinar cliqueando en la imagen.