Finanzas y riesgo cambiario
News Index
Por Timothy Woods

¿Cómo afecta el EMIR al intercambio de divisas?

Publicado 12 marzo, 2014

El reglamento EMIR requiere que todos los derivados OTC (que, a diferencia de los derivados de tipo de cambio, son contratos privados entre dos partes) incluidos los derivados de tipo de interés, los derivados de crédito, los de renta fija y las operaciones de derivados de intercambio de divisas, como pueden ser los contratos forward, las opciones y los swap, deben cumplir con los procesos regulatorios pertinentes. En lo que respecta al mercado de intercambio de divisas, la AEVM, organismo de la UE que supervisa el EMIR, afirma que “los contratos cuyo riesgo principal es el riesgo de liquidación son los forward del mercado FX y los swap entregables“.

Con este post, te damos la bienvenida al primero de nuestra sucesión de artículos sobre el EMIR, en relación con nuestra guía: EMIR – Lo que necesitas saber.  Sigue leyendo y aprendiendo, hoy, veremos cómo afecta el reglamento al intercambio de divisas.

El EMIR consta de 3 elementos principales:

  • Liquidación
  • Reducción del riesgo
  • Declaración a los registros de operaciones

Esto se aplica tanto a las entidades financieras como a las no financieras. Entre las entidades financieras se encuentran los bancos, las empresas constructoras y los fondos de pensiones, mientras que el término “entidades no financieras” hace referencia a cualquier empresa usuaria de productos derivados bajo la jurisdicción del EMIR, independientemente de cual sea su sector. Ambas deben cumplir con las condiciones previstas en todas las operaciones con productos derivados.

La principal consecuencia del reglamento EMIR para las entidades que comercializan con productos derivados FX son la inversión considerable de tiempo y dinero necesaria para la implementación y el cumplimiento continuado del EMIR. Asimismo, otro de los obstáculos reside en comprender los requisitos exactos para cada tipo de operación de derivados FX, ya que ha habido bastante ambigüedad alrededor de los requisitos del EMIR. Existe la posibilidad de que las entidades malgasten recursos simplemente en averiguar qué se requiere para cada operación FX o incluso en determinar si las operaciones se ven en absoluto afectadas por esta regulación.

FX spot

Las operaciones spot, tal como confirma la AEVM, han sido exentas de las competencias del EMIR, hecho importante para muchos usuarios de derivados. Generalmente, los spot se conciben como operaciones que se realizan en un plazo de 2 días. El Banco Central de Irlanda afirma que “todas las operaciones de FX más allá de la fecha spot se consideran contratos forward”, y, por tanto, se incluyen en la definición de que “todas las operaciones de FX fijadas más allá de la fecha de spot deben considerarse contratos forward y por tanto, tal como dispone el EMIR, se incluyen en la definición de derivado, y estarán asimismo sujetos a la obligación de informar.” La fecha de spot es el día en que la operación se liquida, es decir, el momento en que se transfieren todos los fondos.

Los swap FX y los contratos de derivados

Los swap deben pasar por la fase obligatoria de presentación de informes. Un swap consiste en un contrato entre dos partes mediante el cual se acuerdan una serie de canjes de efectivo o “swaps”, para los cuales se ha acordado una fecha específica. Un contrato forward es un acuerdo entre dos partes mediante el cual se fija la fecha de un activo en un precio acordado para realizar la operación en una fecha futura. La principal diferencia entre un swap y un forward reside en que un forward es una operación en una fecha futura acordada previamente, mientras que un swap es una secuencia de operaciones acordadas en varias fechas determinadas. Los forward deben cumplir con la obligación de informar estipulada por el EMIR, tal como confirma la AEVM. A pesar de que es probable que una operación de una duración de más de T+2 tendría que considerarse un forward FX, todavía no se ha aclarado si esto ha de ser así. El 14 de febrero de 2014, la AEVM envió una carta a la Comisión Europea en la que solicitaba que se aclarase la definición de contrato forward, y, en particular, de los contratos forward FX. Por tanto, la definición de forward FX para el EMIR podría ser enmendada cuando se publique la respuesta de la Comisión Europea.

El conflicto entre la UE y el Reino Unido acerca del estatus de los forward FX en el EMIR

En el Reino Unido, debido al vacío acerca de cómo interpreta el organismo regulador nacional, la Financial Conduct Authority la definición de la UE de “derivado”, ha generado cierta incertidumbre entorno a si los forward de intercambio de divisas deberían estar exentos del EMIR en dicho país. Sin embargo, numerosas personalidades del sector esperan que el Reino Unido acabe cediendo. No obstante, la disputa todavía está sin resolver. Como la UE clasifica los forward FX de “riesgo predominante” es poco probable que se echen atrás.

¿Quieres leer más consejos sobre cómo adaptarte con éxito al reglamento EMIR? Los tienes recopilados en nuestra última guía en castellano:

Haz clic y descarga tu guía

Deja un comentario

*